sexta-feira, 24 de novembro de 2006

E agora? O que se seguirá???

Depois do Ministério da Educação ter visto aprovado em Conselho de Ministros o novo Estatuto da Carreira Docente e, partindo do princípio de que este importante documento não incorpora nenhuma inconstitucionalidade, estou com curiosidade em ver qual o rumo que a equipa da Ministra Maria de Lurdes Rodrigues vai seguir na luta contra o insucesso escolar!
Todos sabemos que sem um sistema de Educação rigoroso, exigente e de sucesso não podemos almejar a que Portugal entre no pelotão da frente dos países da UE. Este Governo deu mostras que querer reformar por completo a área da Educação. No entanto, resolveu "investir" na alteração do mais que caduco e desajustado Estatuto da Carreira Docente, esquecendo-se (pelo menos até agora) que muito mais há a fazer para que a Escola seja, de facto, e aos olhos dos alunos (afinal é para eles que se destina a Escola) um local de trabalho, onde deve imperar a exigência e o esforço, ao mesmo tempo que a falta de empenho e a inércia devem ser punidas. Para que tal seja uma realidade urge tomar algumas medidas, tais como:
1. Alterar o currículo escolar, diminuindo o número de disciplinas por ano de escolaridade, por forma a que nenhuma disciplina tenha menos que dois blocos semanais de aulas;
2. Reformar, por completo, os programas das disciplinas, por forma a que não haja sobreposição dos mesmos conteúdos programáticos em disciplinas diferentes;
3. Modificar as regras de avaliação dos alunos, insistindo no reforço dos exames nacionais, a fim de que não se banalize a simplificação de processos e se puna convenientemente o facilitismo e o laxismo;
4. Responsabilizar, de forma activa e, se necessário coercivamente, os pais e encarregados de educação pela actuação dos seus educandos no seu local de trabalho (a Escola), punindo exemplarmente quem não está na Escola para trabalhar e gratificando (com o reforço das bolsas de estudo e dos abonos de família) aqueles que se esforçam e se empenham.
O que se seguirá, então???

9 comentários:

Anónimo disse...

Savater sostiene que la indisciplina escolar se debe a la "crisis de autoridad familiar"
El decreto de Derechos y Deberes contempla sanciones a los padres, según Font de Mora
NEUS CABALLER - Valencia - 10/11/2006


"La educación para mi padre fue un privilegio, para mí un derecho y para mi hijo una obligación". Ésta es de manera gráfica la evolución de la percepción de la enseñanza producida en el seno de la familia española en el último medio siglo, según explicó ayer en Valencia el filósofo Fernando Savater. "Los problemas de indisciplina escolar responden", en su opinión, "a una crisis de autoridad familiar, de abandono de los padres, por dimisión o renuncia, a educar en valores y respetar la escuela, que acaba dejando en manos de los profesores la educación de sus hijos".

"La familia ha de formar al niño para que el maestro no tenga que hacer de domador"

La escuela, y en particular los docentes, no tienen instrumentos para imponer su autoridad. "La familia tiene que preparar al niño de tal modo que el maestro luego se encuentre con un material aceptable: con alguien que sepa que hay que respetar, que no hay que pegar, que hay que escuchar... Unas pautas de domesticación básicas que permitan que el maestro no tenga que comportarse con el niño como un domador", según descifró Savater ante el millar de profesores, titulares de empresas de educación privadas, técnicos de la Administración y padres de alumnos que participan durante tres días en el primer congreso Familia y Escuela, organizado por el Instituto Valenciano de la Calidad Educativa.

Se trata de "un foro organizado", según el consejero valenciano de Educación, Alejandro Font de Mora, "para la reflexión conjunta" y, a ser posible, para poner sobre la mesa iniciativas "concretas", fácilmente aplicables. Aunque no hay una "fórmula mágica", coinciden ambos ponentes, Savater sí advirtió de que "si al niño no se le forja un carácter basado en el respeto" y la familia no enseña a los hijos que "la educación es una oportunidad extraordinaria para él", el sistema educativo por sí solo no podrá avanzar.

No es cuestión sólo de leyes o normativas, especificó Savater, si bien reconoció la utilidad de reforzar la "autoridad del docente", tanto desde la propia familia como desde el ámbito legal, de formación continuada y de revalorización de su tarea. No obstante, a juicio del filósofo y catedrático de Ética, "esta situación se debe de arreglar ya, porque el problema viene arrastrándose desde hace mucho tiempo". Antes, ironizó Savater, en casa siempre había un adulto. "Ahora el único adulto que ven los niños al llegar es la televisión: que es lo único que siempre está".

En la actual cultura del consumo, "la familia cree, además, que cuando paga se quita el problema de encima", puntualizó Savater. "Y como yo no tengo tiempo para mis hijos, pues que los eduque el maestro". Y es ahí donde se origina el problema de indisciplina que ha desembocado en "ciertos ataques de violencia" de alumnos a profesores, pero también de padres a profesores, como ocurrió la semana pasada en un colegio de Elche. Para Savater es el colmo que "aquellos padres que renuncian por comodidad o omisión a educar en la disciplina y respeto a la autoridad, sean los mismos que acuden al colegio intentando imponer su 'autoridad' al profesor, como si el servidor público fuera un criado. Pago, pues mando".

En el caso de la enseñanza pública el problema es que "los usuarios del sistema público, en España en general, no tienen el mismo respeto por sus profesionales y tienen actitudes agresivas que no tendrían en una clínica privada". En su opinión, "urge educar a los usuarios en el privilegio y valor de la enseñanza pública, que para muchos -sobre todo, los que tienen menos- es la única la que tendrán". Pero, "la buena educación es cara", advierte. Supone desdoblar grupos, tutorías, bajar la ratio, reciclar al profesorado. Dinero. Aunque de no hacerlo, el remedio será peor que la enfermedad. "La mala educación se paga muy caro", recuerda Savater.

En esa dirección, Font de Mora se mostró convencido de que sin la articulación de las tres patas del sistema -Administración, docentes y familia- no será posible hacer frente a los retos actuales. La primera medida pasa por "consensuar" la nueva carta de Derechos y Deberes (que por primera vez se extenderá también a los padres, no sólo a los alumnos), en el que, anticipó el consejero, "habrá algún tipo de sanciones para aquellos padres que no cumplan".
La permisividad en las familias genera problemas en los colegios
El congreso sobre convivencia subraya el rol de los padres
EFE - Valencia - 11/11/2006


El psicólogo italiano Giorgio Nardone y los españoles José Sanmartín e Isidro Cantela subrayaron ayer en Valencia el papel de los padres en la socialización de sus hijos y destacaron su responsabilidad para evitar los problemas de indisciplina en los colegios. La segunda jornada del congreso sobre Familia y Escuela, un espacio para la convivencia refrendó las tesis de la conferencia inaugural de Fernando Savater.
La sociedad occidental ha evolucionado en los últimos veinte años hacia familias hiperprotectoras y permisivas con los hijos, modelos "negligentes" en los que no se fijan límites y que hace que los jóvenes crezcan "sin motivación y con un sentido de la responsabilidad cada vez menor", según expuso el psicólogo Giorgio Nardone, fundador y director del Centro de Terapia Estratégica de Arezzo (Italia).

Nardone manifestó que la hiperprotección que se ejerce sobre los hijos les lleva a creer que como han crecido en una familia que se lo ha dado todo "tienen derecho a pedir lo que quieran, incluso a que sus padres les adelanten la herencia que deberán dejarles cuando mueran".

Según Nardone, los menores educados sin obstáculos ni frustraciones "crecen sin tener confianza en sus propias capacidades", y consideró que facilitarles mucho las cosas "les hace deficientes".

El psicólogo aseguró que ese modelo protector explica que en Italia cerca del 35% de las personas con más de 35 años viva todavía en casa de sus padres no por un problema económico, sino porque "la comida se la sigue haciendo la madre y los problemas se los sigue resolviendo el padre".

En esta misma línea se pronunció el director del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia, José Sanmartín, quien consideró que la familia es el contexto de educación y socialización "más importante que existe" y afirmó que cualquier modelo de familia en que no se sepan fijar límites "es malo". Sanmartín señaló que el modelo permisivo es "negligente", ya que supone "no cumplir con el rol de padres que preparan al hijo para vivir en una sociedad democrática, y convierte a los niños y niñas en personas que no entienden que sus derechos, deseos y apetencias tienen que armonizarse con los demás". "Todos los modelos en los que los límites no se fijan de forma adecuada, como el autoritario, el hiperprotector, el permisivo o el delegante, tienen malas consecuencias y lleva a no tener ciudadanos que sepan convivir y respetar a los otros, sino todo lo contrario", dijo.

También el profesor titular de Etica y Deontología de los Medios de Comunicación en la Universidad Pontificia de Salamanca Isidro Catela abogó por imponer "ciertas restricciones" a los niños a la hora de ver la televisión, y "desterrar" de la vida familiar que ésta sea usada como una "niñera".

Quiron disse...

Duvido muito, mesmo muito, que este Governo queira reformar por completo a área da Educação. Acredito muito mais que quer «reformar» com grande estrondo o acessório para deixar intocados os vícios essenciais do sistema, nomeadamente o trio infernal constituído pelo incivismo generalizado, pela pedagogia delirante e pela burocracia asfixiante.

sizandro disse...

O colega esquece-se de uma coisa fundamental na sua exposição: - é que para esta equipa ministerial aquilo que acabaram de fazer é a reforma deles para combater o insucesso escolar. Tudo o que tem a ver com currículos, pedagogia, formação e educação no seu cerne, são conceitos que não dominam..., por isso, isto que temos é aquilo que vão bradar como a sua grande reforma. Só por esse facto ficamos a saber com quem lidamos e os resultados que irão daqui advir.

Miguel disse...

Caro Sizandro, será que eu me esqueci de referir isso que diz ou, pelo contrário, até chamei a atenção para o facto de ainda não se ter mexido naquilo que considero mais importante para que possamos almejar a que os nossos alunos posssam, de uma vez por todas, ter bons resultados escolares???

Anónimo disse...

Será a Geografia uma das disciplinas a eliminar do currículo?!

Anónimo disse...

Resposta à questão anterior:
Os conteúdos e as cargas horárias de Geografia devem ser completamente repensados no curriculo do 3º ciclo (mas tabém no secundário!), por forma a que se evitem situações disparatadas como ter apenas um bloco semanal de 90 minutos no 7º ano, o que provoca taxas de insucesso elevadas quando são leccionadas matérias como as escalas, a latitude e a longitude neste ano de escolaridade.
Por outro lado, que sentido faz leccionar os biomas na disciplina de Geografia no 8º ano, quando a mesma já foi leccionada em Ciências Naturais no 7º ano? Poderia dar o caso de muitas outras matérias que se cruzam entre variadas disciplinas...
Por outro lado, defendo o aprofundamento de disciplinas nucleares para a formação dos indivíduos (casos da Língua Portuguesa, do Inglês, da Matemática, da História, da Geografia e das Ciências Naturais) em detrimento de áreas curriculares que apenas servem para encher o currículo de inutilidades (casos de Educação Tecnológica, de Área de Projecto, de Estudo Acompanhado e de Formação Cívica). Digo isto porque em Geografia e noutras disciplinas já são aprofundadas as competências desenvolvidas nestas áreas que referi...
Enfim, diria que, em vez de termos uma situação que configura um total de 14 áreas curriculares no 7º ano de escolaridade (algumas com apenas um bloco semanal) devíamos passar para o que havia há umas décadas atrás: poucas disciplinas, mas com uma carga horária suficiente para trabalhar de forma adequada competências decisivas para a vida futura destes jovens...

Miguel disse...

Nota - Esqueci-me de assinar o comentário anterior. Para que conste...

Anónimo disse...

E o que pensas da "quiçá" fusão dos grupos de História e Geografia?!
Não será essa a tendência dada a frequência de 100 créditos em História e 60 em Geografia pelos futuros docentes?!
A resposta da Aprofgeo nesse sentido, em nada me reconfortou. E, infelizmente, temo ver a disciplina de Geografia, enquanto autónoma, desaparecer dos currículos nacionais, à semelhança do que já sucedeu noutras nações.

Miguel disse...

Não acredito na futura fusão dos grupos de Históra e Geografia, nem tão pouco concordo com essa possibilidade...
Por outro lado, seria um absurdo fazer desaparecer dos currículos nacionais a disciplina de Geografia. Seria o mesmo que nos arriscarmos a querer ser como os norte-americanos, que apenas conhecem o seu país e, mesmo assim, muito mal, ignorando o resto do mundo!
Pelo contrário, defendo e acredito que a Geografia deva ser revalorizada no 3º ciclo, assim como a História e outras disciplinas nucleares para a formação dos indivíduos...